Tecnología

¿Qué Puede Aprender la Iglesia de las Redes Sociales?

Púlpito - Tecnología - ZonaVertical

En estos días, una tía de mi esposa, quien falleció hace un par de años, actualizó la foto de su perfil en Facebook. ¡Fue la sensación en la familia! Gracias a Dios que escogió una foto de cuando todavía vivía; no creo que me hubiese gustado ver una foto más reciente. A mi esposa le gustó, lo compartió, comentó: “Demostrado que sí hay Internet en el cielo”. Lo que no creo que haya en el cielo es púlpito. Hay trono, pero púlpito no.

El púlpito es una pieza de tecnología religiosa muy antigua. Se desarrolló como una necesidad natural de la iglesia cuando se convirtió en religión oficial del imperio romano y comenzó a tomar los edificios del gobierno, llamados basílicas, para hacer culto.

Mentalidad de Púlpito

El problema mío no es tanto con que la Iglesia se haya oficializado o que consagre edificios construidos con otros propósitos. Ni siquiera con que se use el púlpito tan necesario en reuniones multitudinarias.

Mi problema es con la mentalidad de púlpito.

El púlpito como metáfora de fe ha creado una filosofía equivocada de lo que significa ser cristiano.

Hacer ministerio bajo el modelo del púlpito ha abierto la brecha entre sacerdote y laico. Ha creado un monólogo, dejando que otra voz diga lo que tú también tienes que decir y otras manos hagan lo que tú también tienes que hacer.

La mentalidad de púlpito se ha colado en todo lo que la iglesia hace. Por ejemplo, muestras que decidiste ser cristiano cuando levantas la mano y luego bajas al púlpito, o tienes la gran aspiración de que un día te inviten a predicar desde el púlpito.

Afecta tu manera de vivir y experimentar la fe. Permea todos los medios. Prendes la televisión o la radio cristiana y ¿qué ves o escuchas? Púlpito.

Jesús Caminó Entre la Multitud

Jesús no anduvo en púlpitos ni escenarios. No estuvo en la cumbre del monte del sermón para siempre ni se quedó en el monte de la transfiguración. ¡Menos mal que no le hizo caso a San Pedro! Bajó del monte para estar con ellos. Para estar con nosotros.

Y en seguida toda la gente, viéndole, se asombró, y corriendo a él, le saludaron (Marcos 9:15).

Si seguimos el modelo de Jesús, tendríamos que sacar el púlpito de la iglesia y bajarnos del escenario para caminar con el pueblo. Cambiar el púlpito por sandalias. Y por mesas. Por algo le culpaban de comilón y bebedor (Lucas 7:34).

El púlpito como modelo de ministerio ha perdido su influencia y ha fallado en alcanzar a esta generación. No funciona. Pero estamos ciegos o no queremos ver.

Necesitamos sacar el púlpito de los medios ¿Dónde está la creatividad? Sacar el púlpito de la iglesia. ¿Dónde quedó el llamado a caminar con y entre la gente?

Caminemos con la Gente

Hay que reemplazar la eclesiología del púlpito por la eclesiología de las redes sociales. Las redes sociales como una nueva metáfora de hacer ministerio pueden enseñarnos por lo menos a hacer cinco cosas:

  • Participar. Las redes sociales dan protagonismo a todos. Nivela. Le hace un downgrade al púlpito y un upgrade al pueblo. Facilita el sacerdocio de todos (1 Pedro 2:9). Exige la responsabilidad de todos.
  • Conversar. El lenguaje de las redes sociales invita a la conversación franca y abierta. Recomendar. Comentar. Compartir. Gustar. Seguir. Círculos y amigos en constante conversación. Los emoticons crean un lenguaje nuevo para comunicar nuestros estados de ánimo en una nueva era de alfabetismo visual. Retuitear es la forma corta del viejo dicho “Me lo dijo un pajarito.”
  • Editar. Reconócelo. Quieras o no, ya estás en la red. ¿Qué va a encontrar la gente cuando te busquen? El Espíritu Santo edita tu vida y tu historia pero tú tienes la oportunidad de editar tus perfiles para que la gente conozca al transformado tú. Esta es una oportunidad sin precedentes.
  • Heredar. Somos la primera generación en la historia de la humanidad por dejar un legado digital. Es nuestra responsabilidad dejar una herencia digital que señale a Cristo y Su poder para transformar la vida. ¿Qué va a decir la red de ti cuando faltes? Es obvio que la tía no actualizó su perfil sino un familiar, entonces ¿Quién será el depositario de tu herencia digital? ¿Quién editará tu perfil cuando no estés?
  • Escuchar. ¿Cuándo fue la última vez que el predicador te preguntó sobre el sermón? ¡Oh! Si pasaran tarjetitas como la que hay en algunos restaurantes: ¿cuál es su opinión acerca de nuestro servicio? La iglesia que quiere ser relevante debe aprender a escuchar. Escuchar inició una nueva era de la televisión con los Reality Show (programa de realidad). Si aprendemos a escuchar, tal vez podamos crear la nueva Reality Church.

Amo la Iglesia. Creo en la Iglesia. Es probablemente la institución de mayor impacto en la historia. Estoy comprometido a servir en la Iglesia por el resto de días. Pero es hora de cambiar la metáfora; cambiar el modelo y transformar a nuestra generación.

Y tú, ¿usas sandalias o púlpito? ¿Estás en las redes sociales para participar, conversar, editar, heredar y escuchar?

[Encuentra más abajo la casilla para dejar tu comentario]

Publicado originalmente en VladimirLugo.com. Síguelo en Twitter.com/VladimirLugoMT y en Facebook.com/VladimirLugoMT.

Investigar - ZonaVerticalInvestigar - ZonaVertical

COMENTA AQUÍ

NORMAS DE PUBLICACIÓN
Antes de enviar tu comentario sobre alguna de las notas ingresadas por nuestros autores, te recomendamos que sigas estas normas: No escribas todo en mayúsculas. Si lo haces, no será publicado. Comentarios fuera del tema serán eliminados.